Terminamos el mes de agosto, y con él, estos fantásticos días de Juegos Olímpicos en Río.

Al finalizar los juegos se ha hecho entrega de la Medalla Pierre de Coubertin a aquellos deportistas que han resaltado, que han mostrado lo mejor del espíritu olímpico durante la competición.

En esta ocasión se ha entregado a dos deportistas: Abbey D’Agostino y Nikky Hamblin, dos corredoras que se ayudaron a levantarse después de una caída. En lugar de recriminarse o enfadarse, se animaron y se ayudaron mutuamente a terminar.

Sin conocerles, creo que la actuación que tuvieron, no da lugar si en el día a día, no procuras ejercitar actos de virtud para ser mejor, para luchar por unos valores concretos.

“Sólo actúas así, si procuras diariamente vivir así”

No sería verdadero deporte sin tener en cuenta los valores, sin valores el deporte se convertiría en mero espectáculo, en circo…

Enlazo el tuit hecho para esta ocasión felicitando a las deportistas, se llevan a casa mucho más que un oro…

Me quedo con unas frases de Pierre de Coubertin, considerado el fundador de los juegos olímpicos modernos:

«El Espíritu Olímpico trata de crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, en el valor educativo del buen ejemplo y en el respeto universal de los principios éticos fundamentales.»

“Lo esencial en la vida no es vencer, sino luchar bien”