En el balonmano y en el fútbol los goles, en el básquet y en el voleibol los puntos, en… Breve e inacabado reduccionismo de estos grandes deportes si nos quedamos sólo con esto.

El deporte, y más el deporte de equipo, es mucho más que sumar goles o puntos. Es un grupo de personas unidas para conseguir un mismo fin siguiendo unas reglas determinadas.

Me gustó un texto que leí de José Fernando Calderero (@JFCalderero) que decía así: “Ethos, pathos, logos (Ética, pasión e inteligencia) son tres requisitos imprescindibles en toda acción humana. Si falta uno… mal vamos.”

¿Para mí el deporte es pasión, ética y cabeza? El equipo, debe serlo dentro y fuera del campo. No podemos conformarnos con exigir un fairplay dentro del terreno de juego y olvidarlo una vez dejamos la actividad deportiva.

Como entrenador, como capitán del equipo o como jugador. ¿Has pensado cómo aprovechar este grupo ya formado para hacer crecer a tu equipo, para fortalecer esos lazos de compromiso, de unidad, de entrega, de generosidad, que ya compartís dentro del campo?


Fines de semana, parones en la competición o en vacaciones, muchos equipos, en una loable acción solidaria, procuran dar una parte de su tiempo procurando hacer pasar un rato agradable a aquellas personas que están solas, a muchos niños enfermos ingresados en algún hospital o en una residencia de ancianos. Otros clubs organizan “torneos solidarios” para recoger fondos para una causa solidaria…

No dudemos que los primeros beneficiados en estas actuaciones son los mismos que las realizan, es parte de la naturaleza del hombre darse a los demás sin esperar nada a cambio. Desde este post, muchas gracias y felicidades a todos los clubs y entidades que actúan así.

No quieras ser como Tartarín de Tarascón, que quería cazar leones en el pasillo de su casa… Seguramente no nos conocerán por grandes acciones, será en nuestras pequeñas actuaciones, en nuestras pequeñas luchas diarias, allí seremos conocidos, queridos y mejoraremos nuestro entorno.

Busca en tu barrio, en tu ciudad, una residencia de ancianos, para ir a jugar al parchís o al dominó, o a un hospital con niños a jugar, cantar o llevar algún detalle del equipo, o bien ir de voluntario unas horas al almacén del Banco de Alimentos, a un comedor social… Hazlo con tu equipo y me cuentas, te sorprenderás. ¡Harás brillar, sin hacer deporte, los valores del deporte!

Termino con una conocida frase de Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”

Àlex Porqueras – @aporqueras