Esta semana tendremos en L’Hospitalet, Barcelona, la mayor feria de moviles del mundo, el Mobile World Congress 2016. Aprovecho el post para una rápida reflexión de cómo afectan, estas tecnologías de comunicación en nuestra vida ordinaria, familiar. 

El uso de dispositivos móviles, nadie duda que nos facilita muchas de las actividades de la vida ordinaria, pero al mismo tiempo, provoca que haya menos convivencia entre los componentes de la familia y amigos por el uso, a veces desmesurado de estos dispositivos.

 
Vaya por delante que soy un usuario habitual de esta tecnología, y no estoy en contra “per se” de su uso, pero creo que deberíamos aplicar una dosis importante de sentido común, usabilidad y despego hacia esta tecnología.

La visión de los fabricantes, se centra, lógicamente en la venta, en la facturación por servicios o terminales. Sería de agradecer que parte de su esfuerzo se centrará en cómo conseguir que esta tecnología facilite el encuentro y la convivencia entre amigos y familia.  

 Quizá no nos damos cuenta, pero podemos estar minando un futuro de amistad, de confianza y trato personal.

En pocas líneas es difícil concretar puntos a los que agarrarnos y tener como plaza fuerte que no debemos ceder, ahí van #6ideas que, si te sirven, me alegro:

1.- Procurar no utilizar el móvil durante la comida con familia y amigos. Haz un break, (un kit-kat).

2.- Dale la importancia que se merece a una conversación cara a cara con una persona, no la podemos interrumpir siempre ante una llamada telefónica.

3.- Buscar momentos “modo avión: teléfono apagado” en la familia en los que no haya uso de los terminales móviles y provoque, aunque de entrada sea difícil, conversaciones de sucesos y situaciones diarias.

4.- ¿Cómo podremos educar a nuestros hijos en la generosidad, en la preocupación por los otros, si cuando llegamos a casa estamos más pendientes del whatsapp, en lugar de estar por ellos o por la pareja.

5.- Cogiendo la idea de Zygmunt Bauman de modernidad líquida, tenemos que ver en las situaciones virtuales: situaciones o relaciones líquidas, de duración extra corta, que lo que es ahora mismo una gran noticia, en unos minutos ya nadie le prestará atención, que el tuit o mensaje, en unos segundos pasará a la historia. En cambio ese momento de trato, ese momento en el que podemos estar, enriquecernos y enriquecer a la otra persona nunca más volverá.

6.- Varios estudios, y nuestra experiencia personal, demuestran que el uso de la tecnología muchas veces nos provoca reacciones compulsivas e irracionales, tanto en las conversaciones como en compras o contratación de productos como en la visualización de contenidos. ¿Cuántos problemas nos hubiéramos ahorrado sí en lugar de mandar ese mensaje hubiéramos hablada cara a cara…?

Termino, no como aquel que anima a una quema de brujas gritando: a la hoguera!, no, ni mucho menos, pero si dejando el tema a valoración para que cada uno, en su casa, con sus amigos haga lo oportuno.

  

Terminará el #WMC16 con muchas ofertas de dispositivos espectaculares, muy llamativos y con una campaña de marketing de varios millones detrás, antes de decidir: piensa, valora y luego ejecuta.